una

Entre tu piel y la mía
flota ingrávido
a sólo dos respiraciones
un pez evanescente

¿Dónde acabo yo
y empiezan ellos?

Me deshago en preguntas
y las respuestas se alargan
en hebras de luz
que nos conectan
Autopistas entre almas
sombras enlazadas
cuerpo a cuerpo
dibujándose
en múltiples bocas
palabras
nombres
huellas dactilares
que son uno y todas la misma

Una sola presencia
espejándose hasta el infinito

Por eso me sumo a tu pena
a sus sueños
a lo que os hace reír
gritar de placer
Mastico nuestra rabia
porque en otro tiempo
será o fue mía

Porque soy tú y ella
y él y todos somos yo
en este baile que nos mece
al mismo son
en un caldo de estrellas
donde el tiempo sólo sirve
si nos hace más limpios
más aquí
donde te toco
y nos sentimos

Música: “Marinha” del álbum “Pianographie” de David Gómez

y los mirlos

Y los mirlos me cantaron
Notas negras eran sus alas
Los picos tejieron puntadas
en los oídos
y en las tripas
destrenzaron nudos viejos

Las gotas rojas
salpicaban
sus plumas negras
Qué hermosas sonaron sobre la tierra
Mullida las recogía
repicando sordamente
toc tac bop
Canción de cuna para mi nueva piel

Os cantaré desnuda mirlos
porque he crecido tanto
que nada me sirve
Mis brazos ya rozan el cielo
Los pies se abren sobre las nubes
pisando el vapor
que dejaron las lágrimas

Ya despliego y despego
los límites de mis dedos
para barrer las últimas sombras
a fuerza de silencios

Yo canto

como vosotros
Pero hacia dentro