de dorados y púrpuras

No hay dorado que no brille,

ni púrpura que no sangre.

La vida se mueve

entre ambos colores,

vibrante hoja donde nos escribimos

al abrir los ojos,

envueltos en la luz y el cálido zumo del vientre.

Alargando la mirada

conectamos con lo más hondo,

ese punto que nos hace infinitos.

Atomos de amor en oro adormecidos.

Vibro y mi sangre se vuelve luz.

Respiro.

 

11 respuestas a “de dorados y púrpuras

  1. ¡Hostia! ¡Joder! Y también perdón, y ya de paso jajaja.
    “No hay dorado que no brille,
    ni púrpura que no sangre.”
    “Vibro y mi sangre se vuelve luz”…
    …conectas la vida, la carnalidad y los sentidos con y lo conviertes en espiritualidad. Pero qué fuerza tienes. Brutal.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s